Reconoce que la otra persona eres tu

Nos resulta sencillo juzgar y criticar a los demás, creyendo que lo que vemos en el otro que no nos gusta no reside en nosotros. Ignorando o negando esto, nos cerramos a la posibilidad de amar sin limites. Nos estamos condicionando a amar tan solo una parte, la que nos gusta, que también reside en nosotros, y a rechazar plenamente lo que no admitimos.

Cuando recibimos proyecciones de los demás que están reflejándonos lo que no queremos ver en nosotros mismos, se nos brinda una gran oportunidad de sanar viejas heridas.
Si no despertamos a la vida real, no siendo conscientes de nuestras expectativas, anhelos y valores, estaremos mas pendientes de lo que los demás puedan pensar de nosotros que de ser nosotros mismos. Nuestra vida deja de girar en torno a nuestra propia existencia, para pasar a hacerlo en torno a la opinión de los demás. Somos animales sociales, y ahí reside la oportunidad de las proyecciones y su esencia, ya que necesitamos sentirnos integrados en un grupo y eso hace que en ocasiones nos esforcemos por dar una imagen de nosotros mismos más amable con las expectativas del grupo que con lo que realmente somos. Es inevitable generar ese tipo de proyecciones hacia los demás, por lo que incluso, una persona que se vive Mindfulness, en algún momento elige que proyectar, elige que personaje ponerse para moverse en un determinado grupo, porque sabe que si fuera plenamente sincera, puede que no pudiera ser integrada. A veces uno es consciente de que debe callar parte de lo que piensa, o incluso adornar otra y en ocasiones dar opiniones que no son nuestras. Otras personas elegirán la vida ermitaña, igualmente válida, sin la necesidad de socializar o se reunirán con otros seres que vibren en esa misma frecuencia, tal vez se retiren para sentirse vivir en comunidad. Cada uno encontrará su media justa con la que vivir esta experiencia humana de la forma mas grata y gozosa posible ya que la única manera de integrarse con los demás de forma sana plena es mantener intacto lo que realmente somos, así pudiendo reconocer el juego de máscaras y proyecciones en que inevitablemente nos vemos sumergidos al socializar.

Extracto del libro Crianza Consciente de Leire Benito (Fundadora Mindfulkids)