QUERIDA MAMÁ,

Me gustaría saber cómo estás, como te encuentras y cuando ha sido la última vez que te has dedicado un poco de tiempo, la maternidad, es lo más bonito del mundo, pero también, es aquella cosa que no sabes cómo, pero de repente, te ves envuelta en un torbellino de emociones, de sensaciones, de situaciones fuera de control, de miedos… cuantos miedos nos invaden durante la maternidad… pero eso la hace tan bella y única, nos hace madurar, crecer como personas y como madres, claro.
Lo importante en este caso, es mantenerse anclado, mantenerse estando y siendo sin perder el control (o lo menos posible), sin juzgarse ni maltratarse (hablándose mal a una misma, por ejemplo), y ¿cómo consigo eso? Mediante la respiración, sí, tan fácil y simple, no hay fórmulas mágicas, sólo la capacidad de ser conscientes de nuestra propia respiración, de cómo se encuentra y como la podemos manejar para llevarla a un estado natural, calmado, y respirarnos desde allí, des de nuestra calma y control, enfocándonos en nosotras, en nuestra capacidad de manejar la situación desde lo más adentro, desde la consciencia y no desde la impulsividad o la emoción encontrada, escuchándonos bien sabremos cómo estamos, como nos sentimos, que necesitamos y como superarlo.

Y… ¿Cómo llamamos a este método? Meditación Vipasana, presente en el Mindfulness o atención plena, así pues, adquirimos la habilidad de centrarnos en nuestra respiración y solo en ella, hasta que notemos que se aquiete, y si fuéramos capaces de llevar a cabo una rutina diaria de diez minutos de esta práctica, sin duda, la maternidad y nuestra vida en general, serían un lugar mejor. Aprovechando los beneficios por partida doble si tus hijos te ven practicarla, ya que ellos actúan por imitación, así que lo más seguro es que quieran probar y repetir.

El control es poder, la respiración es control y el poder lo tienes tú.

mindfulkids menorca

Neus Recasens 

Embajadora Mindfulkids Menorca