Espacio de laboratorio interno: Ejercicios con niños
¿Vamos de practicas? Te propongo 5 ejercicios para experimentar con tus hijos.

1. Siéntate como una lagartija tomando el sol.

Se trata de invitarles a sentarse como si fueran una lagartija tomando el sol. Con el cuerpo relajado, sin tensiones, y que tomen la postura que quieran. Posiblemente si te sientas en postura de meditación ellos también lo imitarán.

2. Guiarles hacia un estado de contemplación. Podemos invitarles a observar que sienten en el cuerpo, dentro, fuera, la temperatura, como es su respiración, y que emociones sienten en ese momento. Si el niño está muy agitado, hacerle la invitación unas cuantas veces, y sino con paciencia, permitirle que se exprese.
Esa es de nuevo una oportunidad para ver como nos sentimos ante su actividad.

Podemos llevarles así mismo a contemplar el mar, un atardecer, o a caminar descalzos sobre el jardín, a mojarnos bajo la lluvia..jugar a experimentarnos en distintos espacios de contemplación. En ese estado nuestro cuerpo segrega serotonina y nuestro sistema nervioso parasimpático produce una reducción de nuestras reacciones por el estrés.

Es como si quitáramos el acelerador del automático y así disfrutáramos de esa reducción en la velocidad mental de nuestro cerebro hasta llegar a la quietud y detenernos.

3. La observación consciente:

Los niños son curiosos por naturaleza, por lo tanto se les puede invitar a que observen con detenimiento un objeto. Por ejemplo una hoja, observar sus colores, su estructura, su contornos, sus diferencias y similitudes a otras hojas. Este proceso de atención al detalle los captura y les permite regresar a la magia del momento presente.

4. El arte:

La pintura de mandalas les ofrece capturar mediante los colores la sabiduría primordial de los estados meditativos. Podemos utilizar cartulinas y colores, arcilla, o cualquier material que se nos ocurra, y sencillamente crear. Danzar y crear movimiento es igualmente un juego que nos lleva a estados meditativos.

5. La meditación con música:

  • Poner distintas canciones y colocarle un antifaz en los ojos, e invitarle a expresar con el cuerpo lo que la música le sugiera.
  • Poner distintas canciones y explicarle que mientras suene la música exprese lo que quiera, lo que sienta, y que cuando la música se corte inmediatamente se quede congelado como una estatua, observado su cuerpo, emociones, sensaciones y pensamientos.

    6. Paseos contemplativos, por la naturaleza: Guiándoles en sentir, escuchar, observarse por dentro y también ver el paisaje. De vez en cuando mencionar la palabra ATENCIÓN, la cual previamente les habremos explicado su significado.

EXTRAIDO DEL LIBRO CRIANZA CONSCIENTE, Leire Benito (Fundadora Mindfulkids)